Interpretación de un ensayo de acero corrugado.

El CTE, en su apartado 7.2.3 nos indica que para verificar el cumplimiento de las exigencias básicas del CTE puede ser necesario, en determinados casos, realizar ensayos y pruebas sobre algunos productos, según lo establecido en la reglamentación vigente, o bien según lo especificado en el proyecto u ordenados por la dirección facultativa.

La realización de este control se efectuará de acuerdo con los criterios establecidos en el proyecto o indicados por la dirección facultativa sobre el muestreo del producto, los ensayos a realizar, los criterios de aceptación y rechazo y las acciones a adoptar.

Sigue leyendo

Documental recomendable: El oficio de la construcción.

Enlace al vídeo.

Hace poco he visto en la 2 (¿donde sino?) un documental muy interesante sobre el noble oficio de la construcción.
El documental, sin adentrarse demasiado en conceptos técnicos, hace un repaso desde la antiguedad hasta nuestros días sobre las figuras y elementos que fueron y son protagonistas en el entorno laboral en que nos movemos.

Sigue leyendo

Mi opinión sobre el borrador de la ley de servicios profesionales.


En el post de hoy quería dar mi opinión sobre el recientemente publicado borrador de ley de servicios profesionales y su afección sobre la actuación de los arquitectos técnicos e ingenieros de edificación. 

Si a alguno os interesa, los compañeros del grupo Ticat han subido el podcast en el que discuten sobre el mencionado borrador. Aquí os dejo el enlace. 


En la publicación del borrador se plantea la ley como una reforma recomendada por diferentes organismos internacionales y que pretende conseguir una mejora en la competitividad del sector. 

La estructura de la ley, según el borrador, se articulara en estos tres títulos:

Preliminar: Disposiciones generales,
Título I: acceso y ejercicio de las actividades profesionales
Título II: calidad y protección de los consumidores

Metiéndonos en el análisis de la estructura de la norma, procedemos a enumerar los apartados más importantes en cuanto a la afección a nuestra profesión.
Uno de los apartados más importantes de este borrador es el referente a las “reservas de actividad”, en este sentido en el anteproyecto se hace una profunda reforma, polémica para nuestro sector, eliminando muchas de las reservas de actividad contempladas hasta el momento.
Todas las reservas de actividad que no se recojan quedan derogadas.
Todas las obligaciones de colegiación que no se recojan quedan derogadas.
Plazo transitorio para normativa autonómica, estatal, estatutos colegiales, etc.
Disposiciones finales: se modifican algunas leyes para adaptar algunas reservas de actividad a los principios generales establecidos en el articulado
Principio general de libertad de acceso y de ejercicio. Así existirán
Profesiones no reguladas
Profesiones reguladas: la competencia es estatal o autonómica según el ámbito material de la misma, se debe establecer por ley
Profesiones tituladas: competencia exclusiva del Estado, sólo por ley estatal
Profesión colegiada: es aquella profesión titulada para la que se exige obligación de colegiación: competencia exclusiva del Estado, sólo por ley estatal
Principio de ejercicio libre de la profesión.
Principio de eficacia en todo el territorio nacional: quien acceda a la profesión cumpliendo los requisitos de acceso legalmente previstos en una Comunidad Autónoma, está habilitado para ejercer esta actividad en todo el territorio nacional
En el borrador también está prevista la modificación de la ley de colegios profesionales, de tal manera que un colegiado podrá trabajar en cualquier lugar del territorio español sin tener que tramitar ningún tipo de habilitación.
Acotando lo descrito en el borrador a su afección al campo de los arquitectos tenemos lo siguiente:
Colegiación obligatoria para la firma de proyectos y dirección de obras (en este sentido no cambia nada)
Reserva de actividad:
Actualmente: tienen reserva exclusiva para proyectar y dirigir edificios residenciales, docentes, religiosos (Ley Ordenación de la Edificación)
Con la reforma: Se suprime reserva exclusiva de actividad. Podrán proyectar y dirigir obras de edificios residenciales, culturales, docentes o religiosos, arquitectos e ingenieros con competencias en edificación.
Es decir, si este borrador finalmente se publicara, el campo de la redacción de proyectos de edificación y sus direcciones de obra se abrirían a los ingenieros, lo cual aumenta la oferta de técnicos  para una demanda cada vez más escasa.
Justificación: No es proporcionado reservar la actividad de edificación según los usos. Si un profesional es competente para realizar una edificación, se entiende que también será capaz de realizar otras, con independencia de su uso.
Esta justificación a mi modo de ver no tiene demasiada base científica, planes de estudio distinto y enfoques distintos en el modo de proyectar y dirigir no pueden ponerse en común a la ligera. No creo que un ingeniero sea totalmente capaz de realizar un proyecto completo de edificación y viceversa.
Después de los arquitectos le toca el turno a los arquitectos técnicos, que con el borrador en la mano verían suprimida su reserva de actividad.
Colegiación obligatoria para la firma de proyectos y dirección de obras (tampoco cambia nada aquí)
–Reserva de actividad:
–Actualmente: cuando un arquitecto proyectaba una obra, la dirección de ejecución de la obra correspondía exclusivamente al arquitecto técnico
–Con la reforma: se suprime la reserva exclusiva. La dirección de ejecución de obra, con independencia de quién haya sido el proyectista y del tipo de edificación, se podrá realizar por arquitecto, arquitecto técnico, ingeniero e ingeniero técnico.
Al igual que en el caso de los arquitectos, el borrador abre el campo de las direcciones de ejecución de obra a los ingenieros técnicos.
–Justificación: no se considera necesario establecer una reserva exclusiva en función de quién haya realizado el proyecto. Si un profesional es competente para dirigir la ejecución de la obra de un determinado proyecto, lo debe ser con independencia de si lo ha firmado un arquitecto o un ingeniero.
En este punto tampoco estoy de acuerdo. Una obra de edificación tiene sistemas constructivos, unidades de obra y materiales que no son empleados comúnmente en obras civiles o industriales, de ahí que la LOE estableciera distinciones que deberían seguir vigentes.  
Los “supuestos” beneficios potenciales de la futura ley serian los siguientes:
La propuesta tendría beneficios económicos positivos en el largo plazo:
Por el lado de la demanda, el consumo y la inversión se verían impulsados por las mejoras en la competencia y la reducción de los márgenes de precios.
Por el lado de la oferta, una liberalización del sector fomentaría el empleo y mejoraría la productividad.
En relación a estos dos puntos, no sé hasta qué punto se va a mejorar la competencia y productividad en un campo en el que ya hay una demanda amplia de técnicos con la consecuente guerra de precios al abrir el campo para que más técnicos entren a ofertar. La demanda a día de hoy es la que es, más bien poca; aunque doblemos el número de técnicos y los precios bajen aun mas no creo que la demanda suba.
La ganancia en términos de PIB potencial o a largo plazo podría caracterizarse en un 0,1% por cada 1% de contracción de los márgenes de los Servicios Profesionales
Mayor movilidad geográfica de profesionales españoles en la UE
Eso ya está pasando con muchos de nuestros compañeros, por lo que no hace falta que el borrador enfoque su articulado en este tema, ya que la situación actual de por si es propicia a la movilidad.
Menor recurso a los tribunales en la defensa de reservas de actividad
En definitiva, secundo la opinión de la mayoría del colectivo de arquitectos técnicos y arquitectos que están en contra del borrador de la futura ley de servicios profesionales, sobre todo en el apartado de las reservas de actividad. Como ya he mencionado antes, la LOE estableció claramente que técnicos pueden realizar proyectos de edificación, obras civiles e industriales y que técnicos pueden realizar las dirección de dichas obras, estando los planes de estudios de dichas carreras profesionales enfocadas en dichos campos; me parece un error dar por hecho, como pretende el borrador, que un Ingeniero puede redactar un proyecto de edificación y que un ingeniero técnico puede dirigir su ejecución.
Confiemos que en el Ministerio de Economía y Competitividad recapaciten y reajusten el articulado con la lógica en la mano.