Diario de obra. Elementos armados con barras corrugadas curvas.

Aunque no es un caso excepcional, y seguramente todos lo hayamos visto en algún momento, no deja de resultar curioso encontrarte con elementos armados con barras de acero curvadas.

Sigue leyendo

Anuncios

Nota recordatorio sobre control de ejecución de pilotes perforados.

Después de un tiempo sin ver cimentación profunda me toco realizar en la capital una inspección de pilotes perforados, por lo que aprovechando dicha visita repasé las notas que tenia sobre este tipo de solución de cimentación.

La normativa aplicable en el control de ejecución de estos pilotes sería la siguiente:

  • ·        CTE SE-C. Capitulo 5. Cimentaciones profundas.
  •            NTE CPI-1977. Pilotes “in situ”
  •            UNE EN 1536/2000. Ejecución de trabajos especiales de geotecnia. Pilotes perforados.


Además de esto, hay que tener en cuenta lo indicado en los documentos siguientes:

  •           Estudio geotécnico.
  •            Proyecto de ejecución.


Los pilotes perforados o barrenados tienen la denominación CPI-6, 7 y 8 según la NTE CPI 1977. Esta norma clasifica los pilotes “in situ” en siete grandes grupos:

  •          CPI-2: Grupo de pilotes de desplazamiento de azeuche.
  •          CPI-3: Grupo de pilotes de desplazamiento con tapón de gravas.
  •          CPI-4: Grupo de pilotes de extracción con entubación recuperable.
  •          CPI-5: Grupo de pilotes de extracción con camisa perdida.
  •          CPI-6: Grupo de pilotes perforados sin entubación con lodos tixotrópicos.
  •          CPI-7: Grupo de pilotes barrenados sin entubación.
  •          CPI-8: Grupo de pilotes barrenados. Hormigonados por tubo central de barrena.


En el caso concreto de esta obra los pilotes comprobados correspondían al tipo CPI-7, o grupo de pilotes barrenados sin entubación. La norma NTE permite el uso de este tipo de pilotes tanto para su trabajo por punta, apoyado en roca o capas firmes del terreno, o por fuste, en este caso en terreno coherente de consistencia firme prácticamente homogéneo o coherente de consistencia media donde no se produzcan desprendimientos en las paredes.

Como consideraciones iniciales para realizar el control de ejecución para este tipo de pilotes estarían los siguientes:

  • Control dimensional (diámetros de pilotes en excavación, profundidad medida con cinta, replanteo y separación entre pilotes)
  • Control del terreno, observando primero que el terreno que extrae la barrena se corresponde con lo indicado en el estudio geotécnico, que se llega al estrato rocoso o al considerado como firme en el caso de pilotes que trabajan por punta y que se llega a la profundidad indicada en planos o estudio geotécnico en caso de pilotes que trabajan por fuste. Además habrá que realizar la comprobación de la estabilidad de las paredes de la excavación en el caso de pilotes CPI-7 y en la medida de lo posible del fondo de la excavación.
  • Control del armado del pilote. Dimensiones y armado del mismo. Separación entre barras, diámetro, colocación de separadores, etc.
  • Control del hormigonado del pilote. Atendiendo al tipo de hormigón, consistencia, si se necesitan o no cementos especiales, etc.
  • Cota de hormigonado, recordando que el pilote acabado debe sobrepasar en al menos cinco centímetros la cota inferior del encepado.


En cualquier caso para un adecuado control de ejecución de los pilotes perforados deberemos seguir lo indicado las siguientes normas:

CTE DB SE-C. Apartado 5.4.2.1. Control de pilotes hormigonados “in situ”.

La correcta ejecución del pilote, incluyendo la limpieza y en su caso el tratamiento de la punta son factores fundamentales que afectan a su comportamiento, y que deben tomarse en consideración para asegurar la validez de los métodos de cálculo contemplados en este DB.
Los pilotes ejecutados “in situ” se controlarán durante la ejecución, confeccionando un parte que contenga, al menos, los siguientes datos:
a) datos del pilote (Identificación, tipo, diámetro, punto de replanteo, profundidad, etc.)
b) longitud de entubación (caso de ser entubado)
c) valores de las cotas: del terreno, de la cabeza del pilote, de la armadura, de la entubación, de los tubos sónicos, etc
d) tipos de terreno atravesados (comprobación con el terreno considerado originalmente)
e) niveles de agua
f) armaduras (tipos, longitudes, dimensiones, etc.)
g) hormigones (tipo, características, etc.)
h) tiempos (de perforación, de colocación de armaduras, de hormigonado)
i) observaciones (cualquier incidencia durante las operaciones de perforación y hormigonado).
Nota del blog: Lo correcto, aparte de los controles que podamos realizar nosotros, será solicitar los partes de control de ejecución con estos datos a la empresa encargada de la ejecución de los pilotes.


En el control de vertido de hormigón, al comienzo del hormigonado, el tubo Tremie no podrá descansar sobre el fondo, sino que se debe elevar unos 20 cm para permitir la salida del hormigón.
En los pilotes de barrena continua se consideran adecuados los controles indicados en la tabla 12 de la norma UNE-EN 1536:2000. Cuando estos pilotes se ejecuten con instrumentación, se controlarán en tiempo real los parámetros de perforación y de hormigonado, permitiendo conocer y corregir instantáneamente las posibles anomalías detectadas.
Se pueden diferenciar dos tipos de ensayos de control:
a) ensayos de integridad a lo largo del pilote;
b) ensayos de carga (estáticos o dinámicos).
Los ensayos de integridad tienen por objeto verificar la continuidad del fuste del pilote y la resistencia mecánica del hormigón.
Pueden ser, según los casos, de los siguientes tres tipos:
a) transparencia sónica;
b) impedancia mecánica;
c) sondeos mecánicos a lo largo del pilote.
Además, se podrá realizar un registro continuo de parámetros en pilotes de barrena continua.


El número y la naturaleza de los ensayos se fijarán en el Pliego de condiciones del proyecto y se establecerán antes del comienzo de los trabajos. El número de ensayos no debe ser inferior a 1 por cada 20 pilotes, salvo en el caso de pilotes aislados con diámetros entre 45 y 100 cm que no debe ser inferior a 2 por cada 20 pilotes. En pilotes aislados de diámetro superior a 100 cm no debe ser inferior a 5 por cada 20 pilotes.
Norma UNE-EN 1536:2000.
En el código técnico CTE DB SE-C Articulo 5 se hace constar que durante la ejecución se consideran adecuados los controles siguientes, según la norma UNE-EN 1536:2000 (tablas 6 a 11):
TABLA 6. Control del replanteo.
TABLA 7. Control de la excavación.
TABLA 8. Control del lodo.
TABLA 9. Control de las armaduras.
TABLAS 10 Y 11. Control del hormigón.