El standard Passivhaus como génesis de la certificación energética


Con la entrada en vigor del RD 235/2013 que ya obliga tanto a viviendas de nueva creación como a las existentes que sean puestas en venta y en alquiler a tener un certificado o etiqueta energética se está hablando en los ámbitos técnicos de términos como envolvente y mejora de la misma, instalaciones, aprovechamiento de las energías renovables, etc.
En este articulo quería hablaros de lo que creo es el génesis de toda esta moda que ahora nos sacude con la certificación energética, que no es otro que el concepto de estándar passivhaus o estándar de la casa pasiva.

El estándar de la casa pasiva se basaría en construir edificios que cuenten con una envolvente térmica muy cuidada, es decir, un buen aislamiento térmico, un riguroso control de infiltraciones y puentes térmicos, y una máxima calidad del aire interior, además de aprovechar un óptimo soleamiento para una mejor climatización.
Este tipo de casas reducen al máximo la demanda de energía; principalmente debido a un cuidadoso y estudiado diseño y cálculo del proyecto y ejecución de las distintas unidades de obra, garantizando que los valores diseñados en el proyecto se reflejan en la vivienda terminada.
Este valor es conocido en los países centroeuropeos desde hace 25 años, estando construido el primer edificio bajo este estándar en 1990, cómo no, en Alemania.
Hace tres años se publica la Directiva Europea 2010/31/UE, según la cual todos los estados europeos miembros deberán tomar medidas para que a partir del 2020 todos los edificios de nueva planta sean de consumo de energía casi nulo; fijando el año 2018 como plazo en el caso de edificios públicos.
En este caso podríamos considerar que el estándar de la casa pasiva es el génesis de toda la reglamentación que en cuanto a certificación energética tenemos. Lógicamente la reglamentación actual no obliga a realizar edificios con estándar passivhaus (lo que vendría a ser una clase A prácticamente), pero si sienta las bases en cuanto a calificación energética de las viviendas y propuestas de mejora.
La guía del Estándar de la casa Pasiva de fenercom clasifica los principios básicos de una casa pasiva en estos siete:
  • Un buen aislamiento térmico. 
  •  Eliminación total de puentes térmicos. 
  •  Control de las infiltraciones. 
  •  Ventilación mecánica con recuperación de calor. 
  •  Ventanas y puertas de altas prestaciones. 
  •  Optimización de las ganancias solares y del calor interior. 
  •  Modelización energética de ganancias y pérdidas mediante el software especifico PHPP.
El objetivo de este estándar seria limitar las demandas energéticas del edificio a los siguientes valores:
·         Demanda de energía para calefacción: 15kWh/m2a.
·         Demanda de energía para refrigeración: 15kWh/m2a.
·         La estanqueidad al aire del edificio no debe ser superior a 0,6 renovaciones por hora con una           presión/depresión de 50 pascales.
·         Demanda de energía total del edificio inferior a 120kWh/m2a.
Ahora mismo la reglamentación vigente no obliga a que los edificios cumplan con el estándar de casa pasiva o estándar passivhaus, pero si es cierto que la fecha del año 2020 es cercana y el camino por recorrer es largo en ese sentido, por lo que técnicos, administración, fabricantes de materiales y empresas instaladoras tendrán que aunar esfuerzos para que las viviendas de un futuro ya relativamente cercano sean cada vez mas “pasivas”
Bibliografía:
Guía del estándar passivhaus. Fenercom.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s